Sin apenas darnos cuenta...

Sin apenas darnos cuenta, el Adviento del 2014 está a punto de llegar a su fin y dar comienzo a la Navidad. En el colegio lo vivimos con pequeños detalles que nos indicaban que Jesús estaba cerca; la corona de Adviento, carteles en los pasillos, oraciones especiales…

Juntos hemos compartido una Eucaristía por ciclos y con nuestras familias. Un año más hemos conseguido demostrar que somos capaces de transformar la sociedad aportando nuestro granito de arena en campañas solidarias del kilo y de los juguetes.


El colegio se ha preparado para la Navidad, y nuestros corazones están listos para maravillarnos con el misterio de la encarnación de Dios. Hemos vigilado, nos hemos preparado y entregado para recibir a la luz del mundo.