Convivencias 1º Bachillerato


UN DÍA DE CONVIVENCIA
El veinticinco de septiembre los alumnos de primero C de bachillerato, al igual que otros días el resto de grupos, nos fuimos de convivencias con nuestra tutora Yolanda y José Ignacio, nuestro profesor de religión.
Los alumnos que ya habíamos cursado la ESO en el Sagrado Corazón teníamos para ese día una serie de expectativas que se resumían en conocer a los compañeros con los que compartíamos clase y realizar distintos ejercicios y juegos de reflexión personal.
Pero aquel día, la novedad no sólo era que vestir de calle había dejado de serlo, sino la manera en que reflexionamos. Al igual que los años anteriores, comenzamos y terminaos el día con una oración y hablamos del papel de Dios en nuestra vida y de diferentes aspectos de ésta. Sin embargo, y a mi parecer, caben destacar dos diferencias, o mejor dicho, dos ejemplos.
La primera fue un ejemplo físico en relación con uno de los valores de este curso: el esfuerzo.  Se trataba de concienciarnos de la necesidad de ir generando nuestro proyecto de vida personal, de cómo hemos de saber distinguir nuestras prioridades para vivir una vida plena. El ejemplo fue  un tarro. Un tarro lleno con piedras de tres tamaños diferentes, arena y agua del que José Ignacio nos contó la historia. Y es que un día llegó un hombre a dar una conferencia con un tarro similar. Lo primero que introdujo fueron las piedras de mayor tamaño hasta que llegaron hasta arriba, y preguntó: "¿Está lleno este tarro?". "Sí" fue la respuesta unánime que recibió. Entonces metió en él unas piedras un poco más pequeñas que ocuparon los espacios vacíos que las anteriores habían dejado, preguntando de nuevo "¿Está lleno ahora?" Esta vez todos guardaron silencio, excepto un hombre que contestó convencido "Sí, ahora lo está." Este hombre afirmó hasta una tercera vez que el tarro estaba lleno (después de que el conferenciante dejara caer las piedras más pequeñas para que rellenaran los huecos que no habían ocupado las otras) y de nuevo se equivocó, porque el otro dejó correr arena en el tarro, la cual llegó hasta los más recónditos y pequeños huecos por vaciar. Al preguntar esta vez si estaba lleno, la respuesta fue negativa. "Efectivamente" continuó, y vació una botella de agua en el tarro hasta que éste quedó a rebosar. Y fue en ese momento cuando el tarro quedó lleno. Después el hombre explicó a los presentes que si hubiera empleado cualquier otro orden para llenar el tarro, no hubiera cabido todo lo que había logrado introducir de aquel modo. Pues, al igual que en nuestras vidas, lo primero han de ser las piedras, los pilares fundamentales (los más grandes) y sólo dependen de uno (la familia, los amigos, los estudios....) e ir rellenando poco a poco nuestros días con cosas secundarias, que nos pueden aportar felicidad, pero no son lo principal en nuestra vida.
La segunda dinámica se centró en el valor de la comprensión hacia los demás. Se partió también de un ejemplo, el mejor ejemplo que podríamos emplear: nosotros mismos. Y es que esta vez no nos limitamos a rellenar una ficha o ponernos en los zapatos de otros sino que realizamos un juego mediante el cual vimos nuestros errores e intereses en primera fila. Todos sabíamos que nuestra forma de actuar protagonizaría el siguiente ejemplo a reflexionar, y sin embargo nos dejamos llevar por la codicia, el egoísmo y la desconfianza.
Se trataba de ganar dinero. Así pues, divididos en cuatro grupos y con papel y boli en la mano, si todos escribíamos una Y todos ganaríamos dinero (que José Ignacio nos daría); si todos escribíamos X todos perderíamos dinero (que José Ignacio ganaría) y si algunos poníamos Y y otros X, los que habían puesto X se llevarían lo que los que habían puesto Y perdieran. Todos teníamos el instrumento para ganar en nuestras manos. Sólo dependía de nosotros. Pero al mismo tiempo, todos teníamos el instrumento que nos llevaría a la ruina. Por tanto, los desconfiados pensamos que era imposible que el resto de grupos no nos la jugaran, los codiciosos pensamos que incluso aunque el resto de grupos pusieran la Y los beneficios individuales optaban a ser mucho mayores poniendo la X, y los egoístas pensamos que si un grupo iba a tener que pagar al resto, no sería el nuestro. Y así quedó resuelta una de las dudas existenciales del hombre, que decía: "¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? En nuestra clase no hubo duda: la gallina. Tras varios intentos en los que sólo un grupo fue capaz de confiar en el resto y puso la Y, Yolanda y José Ignacio nos explicaban de nuevo las claves del juego. Se permitió a un representante de cada grupo salir a negociar con el resto. El acuerdo que se estableció hubiera quedado claro sin necesidad si quiera de una mirada: todos pondríamos Y la siguiente ocasión y así los beneficios serían comunes. Sin embargo, a cualquiera, incluso a ti (Sí. Lo sabes. Lo sabemos) se le pasaría una idea por la cabeza. "Si ahora ponemos X todos los grupos tendrán que darnos dinero y nosotros ganaremos muchísimo". Todos creímos ser auténticos estrategas al apuntar nuestra letra. "Creo haberos explicado bien el juego. Todos ganaréis sí ponéis Y" dijo José Ignacio. Supongo que él pudo percibir sonrisas maliciosas desde cualquier ángulo, que ansiaban declararse culpables y ganar dinero. "Todos habéis puesto X". Al principio reinaron el silencio y las miradas estupefactas (al parecer no éramos los únicos astutos) que se vio seguido de una sonora y unánime carcajada (¿Era realmente gracioso?). Hubo dos pactos más y un total de diez intentos. Al final del juego, no habíamos coincidido poniendo todos la Y en ninguna ocasión y la deuda común superaba con creces los siete mil euros. ¿Moraleja? No te dediques al juego. Y, desde un punto de vista cristiano, que hay que mirar por el bien común y no sólo individual, porque al final la recompensa es mucho mayor.
Podría haber resumido el día contando que hacía un frío demoledor y que comimos de pie con tal de quedar al sol, pero al fin y al cabo eso lo puede contar cualquiera. Bromeando o no, esta convivencia nos hizo reflexionar realmente y considero lo relatado el pilar de ella.
Mercedes Villar Ortiz

1º “C” Bachillerato

Un día de convivencia. 1º Bachillerato




El jueves 25 de septiembre, los alumnos de 1ºC de bachillerato disfrutamos de un gran día en una de las casas de religiosas, como cada año. Tras un monótono viaje en autobús, al fin llegamos a Miraflores. Comenzamos la mañana leyendo el evangelio. Después, escuchamos y comentamos un poema de Ruyard Kipling, tras el cual vimos un video (con una excelente ambientación musical) en el que un hombre cortaba el capullo de una mariposa, para ayudarla a salir. Sin embargo el resultado fue al contrario, ya que ese esfuerzo era necesario para que sus alas se formasen. Seguimos tocando este tema con un corto de Pixar, muy cuqui.
Además, José Ignacio nos enseñó un tarro con piedras de diferentes tamaños, que él mismo-recalcó- había recogido. Pero tendréis que esperar a primero de bachillerato para saber el significado de éste.
Y llegó la hora del descanso. Tras contantes idas y venidas de bolas de patatas, y dos silenciosos paparazzi, haciendo fotos a escondidas que luego enseñarían en la reunión de padres, tocó volver a la sala. Esta vez la dinámica fue muy entretenida, pues en grupos teníamos que obtener el mayor beneficio. Sin embargo, hasta el final no nos dimos cuenta de que cuanto más nos beneficiábamos a nivel personal, más nos perjudicábamos como grupo. Esto nos dio que pensar. “La única manera que tenéis de ganar es poniendo “y”,  se podía oír constantemente de fondo.
Y por fin llegó la hora de la comida, como siempre, una de las horas más divertidas del día. Año a año vamos observando que es aquí realmente donde más nos relacionamos como grupo. Algún que otro momento gracioso hubo.
Y por último, la típica reflexión final antes de empezar a andar hacia el autobús, en el cual se empezó a apreciar realmente 1ºC de Bachillerato como un grupo.

Alicia Contreras y Elena Pavía

Taller de programación de Videojuegos

Los alumnos de 1º ESO, a través de Tecnología, han visitado las oficinas de Microsoft España para realizar un taller de programación de videojuegos con Scratch y Kinect. Se lo han pasado pipa!.
Mira los videos y verás!
Taller de Programación con Scratch y Kinect en Microsoft Ibérica from profesor tecnosc on Vimeo.

Taller de Programación con Scratch y Kinect en Microsoft Ibérica from profesor tecnosc on Vimeo.




Mater Admirabilis [La Virgen del Colegio]


Historia de Mater Admirabilis





En 1844, una generación después de que la Sociedad del Sagrado Corazón fuese fundada, Pauline Perdrau, una joven novicia, se encargó de pintar un fresco de la Virgen María en una pared en un área recreativa del convento de Trinità dei Monti en Roma.

Cuando era niña, Pauline había tenido un vestido rosa, por lo que optó por pintar a María como una mujer joven con un vestido de ese color en lugar de la tradicional Madonna en azul. El lirio al lado de María representa la pureza, (hasta 1846 el fresco se denominó La Madonna del Lirio), la rueca y el huso, su amor al trabajo y el libro, su dedicación al estudio. Por desgracia, aunque Pauline se puso de lleno a su tarea, su falta de experiencia con la técnica del fresco no produjo la hermosa pintura suave que ella esperaba. Cuando la madre superiora lo vio, dijo que los colores eran muy brillantes y audaces, e inmediatamente mandó cubrir el cuadro con un gran trozo de tela. Así permaneció hasta que años más tarde, el 20 de octubre de 1846, el Papa Pío IX, al visitar el monasterio y viendo la imagen exclamó: "Verdaderamente es Mater Admirabilis", título que ostenta hasta este día.


Hay una estatua y / o la imagen de Mater en cada una de nuestras escuelas hoy. La Iglesia celebra su fiesta el 20 de Octubre, día de fiesta para las religiosas del Sagrado Corazón, sus compañeros y amigos.


Historia de Mater Admirabilis (haz click sobre el enlace)


Su significado


El cuadro de Mater, está lleno de pequeños detalles que nos hablan de su vida y un corazón totalmente entregado a Dios y al mundo. Toda la simbología del cuadro de Mater, nos habla de un Corazón sano, abierto, sencillo, paciente, sensible.... Mater transmite lo que vivió en la vida cotidiana a través de los sentidos.

Paulina, la joven postulante que pintó el cuadro, supo plasmarlo en esta imagen que preside la vida de todos los colegios del Sagrado Corazón.

Sólo tienes que mirarla atentamente, y escuchar aquello que te susurra en el corazón...





  • La ACTITUD: Mater nos ofrece una actitud de sosiego, tranquilidad y contemplación. Todo su cuerpo está relajado, no hay tensión. (Necesitamos pararnos, serenarnos. Vivimos demasiado deprisa y superficialmente).
  • La POSICIÓN: Sentada de espaldas al mundo, no para huir de él, sino para tomar distancia, por eso tán las puertas abiertas. Tomar distancia de los acontecimientos nos ayuda a llevar nuestra vida en nuestras propias manos, ano dejarnos manipular por el mundo, a solidarizarnos con la alegrías y las tristezas de las personas. No podemos vivir con las puertas cerradas, pensando que sólo existimos nosotros.
  • La HORA: el paisaje ofrece un atardecer, está anocheciendo. Hay una estella en el cielo, símbolo de que en toda noche, hay siempre una esperanza, el anuncio del nuevo día, lleno de nuevas posibilidades.
  • La FLOR: una azucena, se da en la primavera, cuando la naturaleza estalla en vida.Nos expresa el valor de la vida, de lo sencillo. Es un mensaje ecológico en toda su profundidad.
  • El LIBRO y el HUSO: aunque ha dejado momentáneamente el trabajo, los dos son símbolo de la síntesis entre el trabajo y el descanso, entre el trabajo de la mente y el de las manos. Todo ello muy digno y necesario en nuestravida.
  • JOVEN: La imagen presenta a María en plena juventud. Esta etapa la preparó a la misión en el mundo que le esperaba:acoger a Jesús, alentar a la Iglesia, anunciar con su vida que es posible vivir desde el Corazón.
  • El ROSTRO: nos habla de vida, alegría... ¿Qué transmite nuestro rostro...?.
  • Los OJOS ENTREABIERTOS: Nos hablan de una mirada honda, que descubre la huella de Dios en toda realidad. ¿Cómo miramos la realidad, a nuestros compañeros, amigos, familia mundo?
  • Los LABIOS: serenos. Nos hablan de silencio y comunicación honda. ¿Qué palabras utilizamos en nuestro lenguaje cotidiano, cómo nos comunicamos?
  • Las MANOS: en paciente espera, agradecidas. Nos hablan de serenidad, esperanza, agradecimiento. ¿Cómo y para qué utilizamos nuestros manos?
PINCHA SOBRE CADA PARTE EN EL CUADRO DE MATER